CyberDodo lucha contra la obesidad (2-34)

Opinión : 7471

Agregar a Favoritos

Puntuación :

Para muchas personas, la obesidad es sólo un calificativo más o menos respetuoso para las personas gordas. Eso un grave error, ya que la obesidad es una enfermedad cuyos mecanismos trataremos de entender con este documento.

En función del país o de la cultura, existen muchas definiciones de "obesidad" y, desafortunadamente, debemos resumirlas todas diciendo que una persona obesa es aquella que tiene una masa adiposa importante en comparación con la media de personas de su edad, tamaño y sexo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la obesidad como una enfermedad en 1997; en el caso de los niños, que son la principal preocupación de CyberDodo, es necesario destacar que el número de obesos se ha duplicados desde hace un década y que el fenómeno irá en aumento.
La obesidad, una enfermedad global

¿Cuáles son las causas de la obesidad infantil?

Las causas son diversas; los especialistas particularmente reconocen:

La genética:
Una predisposición genética no solamente a engordar sino, sobre todo, a adelgazar con dificultad.

La pobreza:
La pobreza, ya que en todas las sociedades, la falta de dinero empuja a las familias a recurrir a productos menos costosos y menos saludables, lo cual contribuye al sobrepeso que normalmente conduce a la obesidad. De hecho, muchas personas raramente comen alimentos frescos y sin aditivos indispensables para una alimentación sana.

La comida rápida:
La invasión de carteles publicitarios y de ofertas de comida rápida, también llamada "comida chatarra". Las graves consecuencias de su consumo excesivo fueron denunciadas en la película "Super Size Me", del periodista estadounidense Morgan Spurlock, que se alimentó durante un mes entero a razón de tres comidas rápidas por día.

¿Resultados? Durante ese mes, ¡él subió 11 kilos y aumentó su tasa de colesterol!

Los alimentos industriales:
El desarrollo de alimentos industriales enriquecidos artificialmente con azúcares (glúcidos), aceites y grasas (lípidos), sin olvidar los aditivos, como colorantes, conservantes, exaltadores del gusto, etcétera.

La educación:
Ni los niños ni sus familias tienen suficiente información acerca de la importancia de una dieta alimenticia equilibrada, que comprenda tres comidas diarias en horarios fijos (y de vez en cuando una golosina para los niños), algo para picar entre comidas, frutas y legumbres frescas todos los días, y proteínas de calidad.

La publicidad:
En muchos países, es posible publicitar (incluso durante programas de televisión infantiles) alimentos que contribuyen al aumento de peso como, por ejemplo, los saturados de azúcares o grasas.

Algunas de estas publicidades incluso se podrían considerar engañosas, ya que las de dulces con un contenido de 80% de azúcar indican que estos son "libres de grasa", pero ninguna cita el porcentaje de azúcar.

¿Cuáles son las consecuencias de la obesidad infantil no tratada?

En primer lugar, la más grave es la reducción de la duración de la vida (en la adultez puede causar una mortalidad que, según los especialistas, ¡puede ser del 50 al 75%!).

Además, el niño puede sufrir problemas en las articulaciones, diabetes, colesterol alto, hipertensión arterial, sin mencionar problemas sociales.

Un niño obeso tiene mayores dificultades para ser aceptado entre sus compañeros y, a menudo, es víctima de burlas y se auto excluye de los grupos (pasatiempos, deportes, etc); este aislamiento conlleva a un sedentarismo mayor.

Una mala alimentación es una de las causas principales de la obesidad

¿Cómo luchar contra la obesidad infantil?

La respuesta puede sonar evidente y, a la vez, paradójica: "¡luchando contra la pobreza!"

Puede parecer parodójica, porque muchas personas asocian más fácilmente la palabra "hambruna" que "obesidad" con "pobreza". Esto es evidente ya que, al igual que tantos otros temas, la pobreza es la base de los problemas que sufren decenas de millones de nuestros semejantes.

En muchos países, la población ha pasado en una sola generación de un estado de subalimentación a la obesidad. Comen más, pero comen mal; el alimento es más abundante pero de mala calidad, y las consecuencias sobre su salud son dramáticas.

En nuestra época se debate esta inaceptable paradoja de que haya casi un millón de individuos sin comida y cerca de 2 millones sufriendo de sobrepeso.

En resumen, hay 6 estretegias principales para mejorar la situación:

En primer lugar, no olvide la más importante: "¡luchar contra la pobreza!"

Con respecto a las obligaciones y tradiciones locales, informar tanto a los niños como a sus familias acerca de las reglas básicas de una alimentación sana y equilibrada que preferentemente se prepare en casa con productos lo más frescos posible.

Asegurar un seguimiento médico de los niños que incluya, si fuera necesario, consejos alimenticios.

Promover la práctica de alguna actividad deportiva de forma regular junto con un control personal del número de calorías consumidas.

Controlar la composición de las comidas industriales y enumerar claramente sus componentes, e incluso eliminar la publicidad de las más "malas" entre ellas (mucha azúcar, mucha grasa, etc.).

Finalmente, también se puede promover tanto el consumo de frutas y verduras frescas de la temporada como el consumo de proteínas de calidad.

Chat CyberDodo

Para ver el dibujo animado sobre la obesidad infantil, haga clic aquí

Para hacer el test, haga clic aquí

Para ver los juegos, haga clic aquí

© CyberDodo Productions