CyberDodo y las napas freáticas (1-53)

Opinión : 20185

Agregar a Favoritos

Puntuación :

En primer lugar, hay que distinguir 2 tipos de napas freáticas: aquellas que se recargan gracias a la lluvia y aquellas que están colmadas desde hace mucho tiempo y que ya no se renuevan.

1. Napas que se renuevan
Como se indicó en la primera página, están amenazadas y no solamente por la contaminación. Otro peligro importante es el creciente bombeo que involucra a la mayoría de ellas: la población sigue creciendo y tiene necesidades y, debido a las continuas extracciones, las napas no pueden llenarse y corren el riesgo de secarse.

Sin contar otro peligro vinculado a la disminución del volumen, como las aguas provenientes de la superficie están cada vez más contaminadas, a su vez contaminan en forma proporcional más fácilmente la reserva, pueden convertir a la napa freática en inapropiada para el consumo humano.

Finalmente, la agricultura es también una amenaza de doble nivel. Ya sea que se trate de las necesidades exponenciales de irrigación que hacen que los bombeos se multipliquen, o de la utilización de una multitud de productos químicos (tipo pesticidas) que las aguas de lluvia van a llevar a las reservas subterráneas.

2. Napas "fósiles"
La situación de las llamadas napas "fósiles" es aún más grave, ya que enfrentan todos los problemas mencionados anteriormente y además no volverán a recargarse.
¡Cada litro que se extrae es un litro menos!

Los países que deberán encontrar alternativas más o menos a corto plazo para su aprovisionamiento de agua dulce, se sitúan en lugares del mundo tan diversos como Australia o Siberia, la península arábica o incluso el centro de los Estados Unidos de América.
 El agua dulce, un recurso que no es inagotable 
 ¿Qué nos depara el futuro?

De hecho, es imposible prever con certeza qué ocurrirá en los próximos años; sin embargo, se abren algunas graves tendencias vinculadas principalmente a la sobrepoblación, a la contaminación y al calentamiento climático.

Numerosos expertos temen que estallen conflictos por el control del agua entre países vecinos, dado que la situación estará de ahora en adelante particularmente tensa en el Cercano Oriente. Sin emnargo, ni Asia, ni América del Sur o África están al resguardo de las tensiones entre los estados vinculadas al aprovisionamiento de agua dulce.

El tema de la agricultura es otro punto importante porque ya no es posible "cultivar cualquier cosa en cualquier lugar" recurriendo por un lado a los abonos químicos y, por otro, a los metros y metros cúbicos de agua extraídos de las napas freáticas cada vez más solicitadas. Sólo una agricultura razonable, que utilice plantas adaptadas a las condiciones climáticas locales, será compatible con una gestión sustentable de los recursos del agua.

En cuanto al calentamiento climático, este representa un desafío global; su impacto sobre las reservas de agua dulce puede convertirse en una de las principales amenazas para la supervivencia de la especie humana.

Ejemplos: la pluviometría de ciertas regiones bajaría fuertemente, lo cual traería aparejada una disminución del volumen de los cursos de agua, de los lagos y de las napas freáticas, con las terribles consecuencias que se pueden anticipar; el nivel de los mares subiría y contaminaría numerosas napas freáticas, transformándolas en inapropiadas para el consumo humano.

¡Por lo tanto, es fundamental preservar desde hoy el agua dulce, tanto para las futuras generaciones como para nosotros!

Chat CyberDodo

Para ver el dibujo animado sobre los recursos del agua, haga clic aquí.

Para hacer el test, haga clic aquí

Para ver los juegos, haga clic aquí

Para ver el primer documento sobre el agua, haga clic aquí.

© CyberDodo Productions Ltd. 

Como hemos visto en el documento sobre el agua, el 70% de la superficie de nuestro planeta está cubierta de agua, lo cual podría hacer creer que es un recurso inagotable. Todo cambia cuando se examina la situación desde el punto de vista de un ser humano que necesita agua dulce para vivir.

Las cifras ya no son las mismas que antes: sobre 100 gotas de agua presentes sobre la tierra, 97 son saladas y, por lo tanto, son inapropiadas para el consumo humano directo; no quedan más que 3 gotas de agua dulce, pero 2 de esas 3 gotas están congeladas.

Por lo tanto, el ser humano sólo cuenta con 1 gota de agua sobre 100 y no hemos terminado aún de restar, ¡ya que el 65% de este escaso recurso se gasta en la irrigación de los cultivos y, además, el 20% en la industria!

¿Ahora comprende mejor nuestro título "El agua dulce es muy preciada"? En este contexto, donde el agua dulce accesible es tan escasa, las napas freáticas se convierten en depósitos de tesoros… pero, por otra parte, ¿qué es una napa freática?

Es una reserva creada por la naturaleza en la cual el agua va a ser retenida. Esta reserva se compone de un piso formado por una capa impermeable, que impide que el agua se infiltre más abajo.
  El agua dulce tan preciada
 ¿Por qué las napas freáticas son tan importantes?

Ya hemos visto que apenas la décima parte de una gota de agua dulce (sobre 100) está disponible para el consumo directo del hombre, lo cual resulta muy escaso. Estemos atentos, ya que a continuación explicaremos en una frase el objetivo de este documento: el 95% de este escaso recurso está retenido en las napas freáticas. En otras palabras, el futuro del hombre depende del agua contenida en estas reservas naturales, ya que ellas suministran (según el país) entre un cuarto y la mitad del agua que consumimos.

Sin emabrgo, la infuencia en costante crecimiento de la especie humana en relación con el ambiente y la contaminación la amenaza gravemente.

Para comprenderlo, imaginémonos en plena naturaleza: el hombre todavía no ha asolado los lugares, y llueve. El agua después de regar la vegetación y de abrevar a los animales lentamente va a infiltrarse en el suelo, cargando a su paso minerales a medida que atraviesa las diferentes capas geológicas. En un momento, va a encontrar una capa impermeable, como de arcilla, y se va a acumular allí para constituir una napa freática.

Cuando el suelo de la superficie está colmado de agua, ésta va a fluir hasta unirse a los arroyos, ríos, etc., los cuales a su vez irán a verterse en los lagos y mares. Más tarde, esta agua se evaporará, y formará nubes que darán lugar a la lluvia, etcétera.

Un ciclo perpetuo, hasta que finalmente el hombre interviene con su manía de arruinar todo, el agua de las ciudades no se infiltra más directamente en la tierra, sino que es recolectada y va a unirse a las estaciones de depuración en las cuales entrará en contacto con contaminantes que serán más o menos bien tratados antes de que el agua se arroje a la naturaleza.

Para agravar las cosas, después de haber "lavado" las rutas y las canalizaciones llenas de desechos de todo tipo, llegará finalmente a las napas freáticas y las contaminará.